octubre 28, 2009

Pierde México oportunidades: Salinas Pliego

El Financiero en línea. México, 28 de octubre.- Ricardo Salinas Pliego está convencido de que la única manera de salir de la crisis es con educación y empleos productivos.

El presidente del Grupo Salinas afirma que ningún país puede progresar con impuestos altos y una base gravable muy pequeña. El empresario, cabeza de TV Azteca, Elektra, Iusacell y Banco Azteca cuestiona el desempeño del sector público, y dice: "el gobierno no tiene llenadera" y "el gasto público tiene pésimos resultados".

Reconoce que el país ha registrado progreso, pero lamenta que éste ha sido "poco y muy lento".

Salinas Pliego confiesa sentir frustración como empresario y como mexicano, en virtud de que el gobierno continuamente desperdicia oportunidades para desarrollar el país, lo que se refleja en la mala administración que ha tenido en los últimos 40 años.

"La administración pública deja mucho qué desear", subraya.

Cuestiona la eficacia de la política asistencialista, aunque explica que en el corto plazo y ante una emergencia se deben fomentar los programas de apoyo para la gente de escasos recursos, lo que no es una solución de fondo.

A largo plazo, dice, el compromiso de los empresarios debe ser crear empleos productivos, porque el gobierno "sólo crea empleos que nos cuestan a todos y no producen".

Salinas Pliego muestra que no es fácil darlo por vencido como hombre de negocios y recuerda que de haber tenido un mal manejo en las finanzas de sus empresas, el expresidente Ernesto Zedillo lo hubiera liquidado.

Aunque sus competidores piensen distinto, para Salinas Pliego la televisión educa en actitudes y valores ante la vida, y se dice comprometido con la calidad de los contenidos de su empresa.

Comenta que ante la crisis económica la publicidad se ha visto afectada, por lo que recomienda no recortar los presupuestos, pues a la larga ello es negativo para las marcas y su posicionamiento en el mercado.

Lo importante para el empresario mexicano es "seguir en la lucha", pero sobre todo no dejarse.
--Cuando sucede la crisis de 1982 y Elektra regresa al modelo de vender a crédito, ¿qué peso tuvo la publicidad para acercarse a los clientes?

--En aquel tiempo éramos pobres y no teníamos dinero para hacer publicidad más que en radio. Así fue por muchos años, pero el sueño era estar en televisión. Me acuerdo que la primera vez que hicimos un espot de televisión fuimos a Televisa, y así como gran favor nos vendieron unos espacios comerciales carísimos, y luego esperamos con ansiedad el resultado del comercial. Fue toda una experiencia, pero fue un esfuerzo aislado, porque la verdad era carísima la publicidad, no la podíamos pagar. Fue hasta el 93, cuando compramos TV Azteca, que vimos que no teníamos clientes pero sí un canal de televisión; hicimos un negocio con Elektra, que compró tiempos muertos por una cantidad grande, pero muy accesible. Ahí se posicionó como una marca nacional de importancia.

"La publicidad que Elektra ha tenido en TV Azteca es de un valor enorme, y la televisora también ganó porque no había ni un cliente. Afortunadamente ahora ya no es lo mismo. Hoy Elektra es un cliente como cualquiera y si quiere publicidad en Azteca tiene que pagar."

--¿Qué innovaciones impulsó TV Azteca?

--Hizo una innovación fundamental en materia comercial que fue vender audiencia en lugar de minutos comerciales; cambió a los medios en México en materia comercial, pero en materia de programación en aquel tiempo había un noticiero --y era un noticiero oficial, el de Jacobo (Zabludovsky)-- y nosotros posicionamos a Javier Alatorre como la alternativa, fresca, joven, y diciendo la verdad de lo que estaba pasando en México, no era fácil. Había muchas presiones.
--¿La innovación comercial cómo les ayudó en su desarrollo?

--Teníamos una oferta contundente para los anunciantes, porque les ofrecimos tener otro proveedor. Tener sólo uno a nadie le conviene. En segundo lugar, ofrecimos una mejor oferta que la competencia. En Televisa compras un comercial y a ver qué audiencia te toca. Con nosotros es diferente, pues se factura de acuerdo con la audiencia que te toque. Eso nos abrió la puerta a muchos clientes, aunque había mucho recelo de que el monopolio tomara acciones contra ellos, pero con el tiempo se solucionó.

--¿De dónde nace la idea de diversificar los negocios, Elektra, la televisora, el banco, Iusacell?
--Antes que nada es una forma de ser del empresario, es una inquietud personal que te impulsa a hacer otras cosas. Hay otros amigos empresarios que se dedican mucho a una sola cosa y son buenos para eso, a mí me gusta ser generalista, me gusta saber de todo e investigar de todo y meterme en todo.

"Hay dos teorías de esto: una es que pongas todos tus huevos en una canasta y que la cuides, y otra que no pongas todos tus huevos en una canasta. ¿Cuál quieres?, A mí me gusta tener muchas canastas."

--¿Cuándo surge el proyecto de expandirse a otros países?

--Cualquiera que viaje a Centroamérica encontrará que hay grandes similitudes con México, sobre todo con el sureste de México. Ve las mismas necesidades, estilo de vida, situación sociocultural, es muy parecido el sistema. Ahora es muy complicado operar en otro país, porque son otras reglas, porque hay situaciones políticas, porque hay costumbres, hay a veces envidias, resquemores hacia los mexicanos, nos ven como los grandotes; eso se tiene que superar y es complicado, pero hay oportunidades.

--Cuando ustedes invierten en otros países, ¿de qué forma les afecta que sea un sistema político de izquierda o derecha?

--Muchísimo, por ejemplo, hace unos años decidimos que íbamos a tener un Banco Azteca local en cada uno de los países donde operamos, y en todos los países nos recibieron con los brazos abiertos, menos en Argentina. Nuestra operación argentina va a ser más acotada, porque los gobernantes argentinos no están dispuestos a tener un banco popular.

--A lo largo de los años hemos visto que México ha ido perdiendo lugares y competitividad respecto a otros países. ¿Qué opina de eso?

--Sin duda ha habido un progreso en México, pero el problema es que es muy poco y lento. Cuando empezamos el negocio de importaciones de electrónica coreana --en 1986--, Seúl era un asco de ciudad, no querías ir y estaba más atrasado que México. Ahorita vas y no lo puedes creer: se te cae la baba, te quedas con la boca abierta de la cantidad de edificios, puentes, aeropuertos, innovación tecnológica. Hablas con las personas y les dices '¿cómo le hicieron?', y todos dicen lo mismo: 'mis padres hicieron un gran sacrificio para que yo me educara y no les puedo quedar mal'.

"El valor de la educación y el capital humano lo vemos ahí en práctica. Es un país que no tiene recursos, no tiene petróleo, no tiene minas, no tiene territorio, pero tiene un capital humano de primer orden."

--¿Qué siente, como empresario, al ver que nuestra economía se deteriora y atrasa?
--Es muy frustrante como empresario y como mexicano ver que este país continuamente desperdicia sus oportunidades; es frustrante ver la mala administración que ha sufrido este país en los últimos 40 años. La administración de este país ha sido un mugrero, deja mucho qué desear.

--¿Cómo percibe la reforma fiscal?

--Ningún país puede progresar con altos impuestos, y aquí los impuestos son muy elevados y la base muy pequeña, siempre se le quiere cobrar a los mismos y cada vez más. El problema del gobierno es que no tiene llenadera, su gasto es mucho, es muy alto y muy mal aplicado. El gasto público tiene pésimos resultados.

"Es echarle más fuego a la hoguera. Ahora le van a cobrar más impuestos al sector productivo, que crea empleo, que invierte, que ve por el desarrollo futuro, para que se lo gasten en nada."

--¿Qué propondría usted?

--Muy fácil, hacer un ajuste al gasto público del 8 por ciento, lo cual significa 240 mil millones (de pesos). Con eso le reparten diez mil pesos a cada uno de los 24 millones de pobres en México. Se acaba la pobreza con un ajuste del 8 por ciento en el gasto público.

"Es una propuesta sencilla, fácil y realizable, porque aparte, como empresarios siempre hemos tenido la obligación y la necesidad de repente de hacer algún ajuste en los gastos. Sabemos que un ajuste del 8 por ciento es realizable, y más cuando se trata de una base que jamás se ha tocado, que nunca se ha ajustado. El gasto público en los últimos cinco años ha subido 70 por ciento en términos reales, entonces si quieren más, que ajusten su gasto."

--Pese a las condiciones del país, Elektra ha crecido.

--No porque a la economía le vaya mal o al país le vaya mal, a las personas o a las empresas también les va mal. Ésa es una excusa muy socorrida del mal gerente, sin ver que siempre hay potencial.

"Ante este entorno tan difícil la cartera de Banco Azteca es la más sana de todo el sistema en la competencia. Hemos reducido la morosidad en un punto porcentual, bajamos de 9.5 a 8.5; tiene 140 por ciento de reserva, al mismo tiempo que nuestro competidor más cercano trae 42 por ciento de cartera vencida."

--¿Cómo lo han logrado?

--Es toda la gestión, es desde el inicio cómo se escoge, pero luego cómo se gestiona y cómo trabajas con el cliente, literalmente cara a cara, para negociar cuando tiene problemas y ayudarle a salir de sus broncas. La gente sí quiere pagar, pero a veces no puede, entonces la tienes que esperar.

--En cuanto a TV Azteca, el resultado, aunque fue positivo, no fue tan alto. ¿En ese campo cómo va la industria en general?

"La industria de la publicidad es muy sensible al ciclo económico. Con una crisis de este tamaño, la primera reacción, sobre todo de quienes no son muy profesionales, es cortar las inversiones en publicidad. Y digo no son muy profesionales porque es un ahorro mal entendido de corto plazo.

"Algunas personas piensan que la publicidad es un gasto, no, realmente es una inversión y se hace porque se necesita, no porque uno quiera o le dé gusto darle dinero a la televisora: se hace la publicidad porque genera resultados. Es muy fácil cortarla porque de momento ya no tienes ese gasto, pero en el largo plazo es malo para las marcas y el posicionamiento.

"Las crisis sí afectan la industria televisiva, nosotros tenemos el 31 por ciento de gasto publicitario, y en esa medida nos ha afectado. También nos ha afectado el que muchos contenidos son dolarizados; muchos talentos, producciones o equipos se pagan en dólares. Ahí le diría a esos políticos que dicen que la concesión es de la nación, que apoquinen con su parte, porque si no con qué señal salimos al aire."

--Los programas de reality ¿qué han significado para la televisora?

--Para mí nada más hay un reality que se llama La Academia y es algo de lo cual estamos muy orgullosos, que no tiene nada que ver con las porquerías de Big Brother y otras cosas que hemos visto por ahí.

"Los realities tienen una mala imagen, se la han ganado a pulso, pero con cualquiera que hables de La Academia verás que es un ejemplo de programa en el sentido de que busca talento y les presenta horizontes de proyección a los muchachos y muchachas. Estamos muy orgullosos de lo que ha hecho La Academia."

--¿Encontró un nicho de mercado nuevo?

--Sí, porque ésa es una de las cosas que ves cuando tienes 106 millones de mexicanos. Hay mucho talento en todos los ámbitos, y ahí estamos hablando de un talento, digamos, musical, de canto y baile, pero hay talento empresarial, científico. Talento político también hay, lo malo es que no está en el puesto donde debe estar.

--¿Cómo ve el futuro de la televisión abierta? ¿Cómo afecta la televisión de paga?

--La televisión abierta compite por el tiempo de las personas: en la medida en que tú como persona tengas más opciones de entretenimiento ves menos televisión, eso es automático. Hay una competencia muy fuerte a través de Internet, o sea, la pantalla de la computadora se ha vuelto un fuerte competidor a la televisión abierta, también los espectáculos, los cines y hasta el tráfico, porque estás ahí y no puedes ver la tele.

"Todas estas cosas conspiran para que haya menos gente viendo la televisión abierta. Por supuesto, la televisión de paga a través del satélite y los cableros se han llevado parte de la audiencia, pero qué pasa, a pesar de qué hay menos gente viendo televisión abierta, siguen siendo las audiencias más grandes, pero por mucho, porque los que han dejado de ver la tele se han ido a pequeños nichos a Internet, sí, pero en qué página. Son millones. ¿Cómo te anuncias? está bien difícil, hasta en la televisión de paga, sí, pero en qué canal.

"La mayor parte de la gente en televisión de paga sigue viendo la televisión abierta y los demás que se van a otros canales provocan que se vaya fragmentando mucho el aviso, entonces ¿cómo les llegas?, pues no puedes, no es eficiente el costo por millar.

"A pesar de eso, la televisión abierta sigue siendo un factor muy importante para alcanzar al público y para transmitirle el mensaje de los anunciantes. Eso va a seguir por un muy buen rato, sin hablar de que los contenidos se producen en TV Azteca, en la televisión abierta, pues son de mayor calidad que los contenidos que ves en otros canales y en Internet."

--¿En qué otras áreas le gustaría incursionar?

--Lo que más me está ilusionando ahorita es la cuestión educativa. Creo que el modelo del plantel Azteca es excepcional y tenemos una sociedad con una asociación civil sin fines de lucro que se llama "Empresarios por la educación básica". El programa que trae para darle vida a las escuelas públicas es muy importante. Creo que a eso le voy a dedicar mucho tiempo.

"Por otra parte, seguimos invirtiendo en abrir tiendas en México y fuera de aquí; en el crecimiento de Iusacell, que tiene que ser una compañía muy diferente a la que es hoy, y en TV Azteca pues a seguir produciendo programas que nos inspiren a educarnos, a entretenernos, a informarnos."

--¿La televisión debe educar?

--Educa, pero de manera diferente, no puedes confundir la educación de la tele con la educación de la escuela. Pero educa en actitudes ante la vida, en valores. Nosotros somos muy cuidadosos en la televisión en cuanto a la calidad de los contenidos; tenemos un código de ética, y trabajamos con instituciones externas para tener un órgano de autorregulación. Además, en ese órgano de autorregulación estamos nosotros, las agencias de publicidad, algunos anunciantes y asociaciones civiles como A Favor de lo Mejor. Este consejo certifica que el trabajo internamente sea bueno.

--¿Por qué seguir invirtiendo en México?

--México es nuestro país, aquí están nuestros padres, nuestros hijos, van a estar nuestros nietos, ¿cómo no vamos a seguir invirtiendo aquí? ¿Qué, lo vamos a abandonar, nos vamos a ir con una maleta a vivir a otro lado como refugiados? No, no. Hay que pelear por él y hay que sacarlo adelante, y la única forma de hacerlo es con educación y empleos productivos, y eso es lo que estamos haciendo.

"Estoy muy metido en eso. Lo del plantel Azteca, por ejemplo, está enfocado a chicos de familias sin recursos, pero que quieren superarse y tienen el deseo de aprender. Es un modelo a seguir para todo el sector público educativo. También generamos empleos productivos, eso lo hacemos todos los días.

"La gente no quiere que le regalen dinero, quiere tener un empleo productivo que le da dignidad e ingreso. En eso hay que trabajar, por eso es tan lamentable la actual política, y las políticas históricas del gobierno, de gravar a la inversión que se convierte en empleos productivos, es un desastre. Ojalá que puedan recapacitar y que no sólo no cobren impuestos sino que den incentivos para uno poder invertir y crear empleos.

"La pobreza no se va a resolver con una dádiva, si bien te dije lo del 8 por ciento y repartirles diez mil pesos anuales a cada persona pobre en México, eso se puede hacer como una cosa de emergencia, pero no con un modo de vida para estas personas. Imagínate qué dignidad puede tener una persona que nada más estira la mano y le dan diez mil pesos al año. Ahora, claro, cuando están en la miseria pues hay que ayudarlos y aceptan, pero no es la solución de largo plazo, la solución es que encuentren un empleo productivo que nosotros como empresarios tenemos que crear, porque el gobierno no crea empleos productivos, sólo crea empleos que nos cuestan a todos y no producen. Es la verdad.

"La clave es la inversión. Con inversión se pueden generar empleos productivos y para tener inversión se tiene que generar ahorro. Si el gobierno me cobra impuestos en la empresa, no permite que ésta ahorre y reinvierta; si a los individuos nos cobra impuestos, tampoco permite que ahorremos e invirtamos en crear más empresas. Es muy sencillo."
--¿Qué sigue para usted?

--Pues seguir la lucha, no nos dejamos.

"EN 82 LA RECESIÓN NOS ORILLÓ A LA SUSPENSIÓN DE PAGOS"

"La crisis del 82 fue desoladora. Personalmente fue un impacto durísimo, y para la compañía ni se diga. Nos orilló a la suspensión de pagos; en ese momento la negociación con los bancos que nos habían prestado dinero era 'llévense la mitad de Elektra a cambio de la deuda'; eran nueve millones de dólares, estábamos valuando a Elektra en 18 millones de dólares, pero los despachos no aceptaron porque estaba muy caro; entonces preferimos la suspensión de pagos. Era una situación devastadora, aquí en México nada valía nada. Con el dinero puedes comprar todo, que fue lo que hizo el ingeniero (Carlos) Slim en esa época después de la nacionalización bancaria. Él tuvo la fortuna de tener liquidez y pudo hacer inversiones en condiciones sumamente ventajosas, algo parecido a lo que pasa ahora."

--¿Qué estrategias se tomaron en Elektra para salir adelante?

--Nos quedamos sin fondeo y dejamos de vender a crédito. Tuve que transformar la compañía de una empresa de crédito a una de contado, de una empresa que tenía 40 por ciento de margen a una empresa que tenía un 18 por ciento de margen bruto para operar; de una empresa que tenía dos mil o tres mil productos, a una que manejaba 500 productos.

"Ese modelo estuvo vigente toda la época de crisis, y cuando empezó a haber disponibilidad de crédito otra vez, regresamos a nuestro modelo original que era a crédito, con financiamiento de proveedores, con algunos financiamientos bancarios, con algunas emisiones de deuda, con bursatilizaciones. Este proceso culmina con el lanzamiento de Banco Azteca, que es fondeo a través de los ahorros del público mexicano y se canalizan con sabiduría y con inteligencia a financiamiento al público mexicano.

"Realmente la función fundamental del banco es intermediar el ahorro y colocar crédito, que es lo que hacemos ahora, por eso estamos de nuevo en el modelo de crédito expansivo con muy buenos resultados."

"LA DEUDA A LARGO PLAZO NOS SALVÓ"

--¿Qué oportunidades se abrieron para el canal durante la crisis?

--En esa crisis a Televisa le fue especialmente mal, también tenía mucha deuda en dólares y una sobreexpansión y un desorden administrativo muy grande, entonces eso nos abrió la puerta para crecer en condiciones muy favorables.

"ESTA CRISIS NO HA SIDO TAN GRAVE COMO LAS DE 82 Y 94"

"La actual (crisis) no es nada, comparada con el 82 o con el 94, porque aquí se devalúa el peso de 10 a 13.50, fue horrible, pero nada tiene que ver con el 94, que nos fuimos de tres a nueve --tres veces más--, o con el 82, donde fue una salvajada, pues nos fuimos de 25 a 200, o a 250, o sea diez veces más. La pulverización de la riqueza de los mexicanos fue una barbaridad en el 82, fue malísima en el 94, y fue poquita en 2008."

--¿Qué oportunidades les abre esta crisis?

--Hay más oportunidades que en Estados Unidos, porque allá sí pegó la crisis durísima, la crisis de liquidez; para nosotros, que tenemos liquidez para invertir, hay una cantidad enorme de oportunidades, hemos aprovechado algunas, en unas nos ha ido bien, en otras mal. Por ejemplo, compramos un paquete grande de acciones de Circuit City para expandir nuestra cadena a Estados Unidos y resultó muy mal negocio, perdimos todo. Pero hemos hecho otras inversiones que van en buena vía y estamos viendo constantemente cosas para crecer y expandirnos.

No hay comentarios: